El papa Francisco besa la biblia antes del inicio de la misa central por el IX Encuentro Mundial de Familias celebrado en Dublín (Irlanda).  (Foto/EFE)
El papa Francisco besa la biblia antes del inicio de la misa central por el IX Encuentro Mundial de Familias celebrado en Dublín (Irlanda). (Foto/EFE)

El papa Francisco abandonó el domingo Irlanda después de una intensa visita de dos días para participar en el IX Encuentro Mundial de Familias, marcado por la cuestión de los abusos cometidos contra menores y mujeres por el clero de Estados Unidos durante décadas.

Antes de abordar el avión, el papa volvió a pedir perdón por todos los abusos cometidos por los sacerdotes, por las instituciones religiosas y por la jerarquía de la Iglesia en Irlanda.

Lo hizo frente a las más de 300.000 personas que se congregaron en el Phoenix Park dublinés para participar en la misa de clausura del Encuentro de Familias, que se ha celebrado en la capital irlandesa desde el martes, con la presencia de Francisco los dos últimos días.

Inesperadamente, el Papa, antes de iniciar la eucaristía, leyó un mensaje en el entonó un "mea culpa" por los abusos de poder, de conciencia y sexuales cometidos por la Iglesia en Irlanda.

Al término de la misa también se supo, como es habitual, que el próximo Encuentro Mundial de las Familias tendrá lugar en Roma en 2021, según anunció el prefecto del dicasterio para Laicos, Familia y Vida, el cardenal Kevin Farrell.

Roma -en concreto, el Vaticano- ha sido la ciudad elegida para celebrar este evento de la Iglesia que creó Juan Pablo II y que se organiza cada tres años, en 2021 con motivo del quinto aniversario de la publicación de la exhortación apostólica del papa Francisco "Amoris Laetita", que trata el tema de la familia.

Las anteriores citas de este cónclave de familias católicas fueron en 2015 en Filadelfia (Estados Unidos), y en Milán en 2012, mientras que la ciudad española de Valencia (este español) acogió la edición de 2006. EFE