Activistas protestan contra la deportación de indocumentados cerca de la Casa Blanca. (Foto/archivo/CNS)
Activistas protestan contra la deportación de indocumentados cerca de la Casa Blanca. (Foto/archivo/CNS)

Representantes de diversas organizaciones comunitarias se reunieron el último jueves para intercambiar ideas y buscar estrategias comunes que permitan brindar una mejor asistencia a los inmigrantes indocumentados, especialmente a los niños que escapan de la violencia en Centroamérica. El encuentro se efectuó en la Universidad del Distrito de Columbia.

Abel Nuñez, director de CARECEN, explicó la necesidad de trabajar coordinadamente para atender los requerimientos legales, educativos y familiares derivados de la crisis humanitaria generada por el ingreso masivo de miles de niños centroamericanos que cruzaron solos la frontera entre México y Estados Unidos.

“Esos niños necesitan asistencia permanente e inmediata. Muchos requieren asistencia legal para ver sus casos, pero eso no es lo único. Se requiere apoyar a las familias indocumentadas que ahora intentan vivir en unidad después de tantos años. Muchos padres de familia aún no saben que hacer para resolver los problemas de salud, educación y vivienda que  hoy enfrentan. Los traumas psicológicos son preocupantes en muchos niños ”, comentó Nuñez.

Indicó que es fundamental compartir las experiencias de trabajo para mejorar no solo los servicios, sino también entender el nuevo impacto económico, cultural y social que se desprenden de la migración de los niños.

Puntualizó que el fenómeno es ‘nuevo’ para muchas autoridades federales, quienes dieran la impresión de no haber entendido la profundidad del problema.

“En un meses publicaremos las conclusiones de los grupos de trabajo y se las entregaremos a los organismos competentes. Nuestro objetivo es ayudar a las organizaciones que día a día trabajan con niños que cruzaron la frontera y eso ocurre en muchos condados del área metropolitana”, acotó Nuñez.

Precisamente, el jueves la Oficina de Washington para Latinoamérica (WOLA, en sus siglas en inglés), publicó una investigación donde señala, por ejemplo, que los niños mexicanos que tratan de entrar ilegalmente en EEUU son deportados casi de inmediato y "rara vez son escuchados" para evaluar sus denuncias sobre el riesgo al que pueden estar sometidos en su país y determinar si se les puede conceder asilo.

En un vídeo narrado por el actor mexicano Diego Luna, WOLA denuncia la situación de los menores mexicanos que son deportados casi de inmediato por la Patrulla Fronteriza.

"Muchos de estos chicos son explotados por el crimen organizado" cuando regresan a sus comunidades de origen, asegura Luna en el vídeo, publicado en la red de YouTube (youtu.be/ZAPjMhtKPSA).

Los niños mexicanos no están sujetos a las mismas protecciones que los miles de menores centroamericanos que cruzaron la frontera con EEUU en 2014, recordó WOLA en un informe que acompaña al vídeo.