Los católicos de Maryland aún están a tiempo de detener la ley que permite las uniones civiles entre personas homosexuales. Su compromiso con Dios y sus firmas pueden hacer una diferencia.

El gobernador de Maryland, Martin O’Malley, promulgó este jueves 1ro. de marzo, la ley que redefine el concepto de matrimonio en ese estado, permitiendo así legalizar las uniones entre personas del mismo sexo. Pero, los ciudadanos que se opongan pueden firmar o movilizarse para reunir firmas para ‘congelar’ la ley y someterla al voto popular.

La constitución de Maryland requiere al menos 55.736 firmas válidas para que una ley aprobada por la legislatura estatal pueda ser llevada a referendo.

La Alianza por el matrimonio de Maryland, hizo una petición formal el pasado 24 de febrero ante la junta electoral de ese estado para que el tema sea incluido en la papeleta electoral en las próximas elecciones de noviembre.

En pocos días, miles de ciudadanos han visitado el portal de internet de la alianza (www.marylandmarriagealliance.com) para informarse y registrarse para firmar pronto en apoyo al referendo. La alianza estima que en pocos días la petición estará lista para circular masivamente y les informará a los registrados para que puedan incluir su nombre.

De este modo, los oponentes a la ley firmarán pidiendo un referendo y manifestando un claro apoyo al matrimonio entre un hombre y una mujer. De ahí en más, el asunto será decidido por los votantes en las urnas.

El matrimonio entre homosexuales ya ha sido aprobado en el Distrito de Columbia el año pasado y en otros siete estados del país.

Cada vez que este tema ha sido sometido a votación estatal en el país, la gente ha respaldado el matrimonio tradicional -según la Conferencia Católica de Maryland que es parte de la alianza y representa a las arquidiócesis de Washington y Baltimore y la diócesis de Wilmington.

La conferencia está muy optimista y confía en que los votantes de Maryland responderán igual que el electorado de otros 31 estados apoyando el matrimonio entre hombre y mujer.

Los que se opongan a la ley pueden mantenerse informados y registrarse en el portal: www.marylandmarriagealliance.com. Igualmente pueden hacer donaciones para apoyar esta causa, aunque no es deducible de impuestos.

Más información puede obtenerse en el portal de la conferencia: www.mdcathcon.org/marriage. Siga a la conferencia católica por Twitter : http://twitter.com/#!/mdcathcon o en Facebook: www.facebook.com/mdcathcon.

La arquidiócesis de Washington se opone a la redefinición de matrimonio basándose en el claro entendimiento de que la complementariedad de un hombre y una mujer es intrínseca al significado de matrimonio. La palabra ‘matrimonio’ describe la unión exclusiva y para toda la vida de un hombre y una mujer con la posibilidad de generar y criar niños. Otras uniones existen, pero no son matrimonio.

La arquidiócesis capitalina continuará abogando intensamente por la tradicional definición de matrimonio. Igualmente, apoya los esfuerzos realizados por aquellos que defienden el concepto tradicional de matrimonio para someter este asunto al voto popular.

La alianza (Maryland Marriage Alliance) es una coalición interfe, de grupos de base, no afiliados a partidos políticos, dedicados a preservar el matrimonio entre personas de diferente sexo.