Xiomara Contreras, con su hija Dayanara, participaron de la campaña informativa en la escuela católica St. Francis International. (Foto/Javier Díaz)
Xiomara Contreras, con su hija Dayanara, participaron de la campaña informativa en la escuela católica St. Francis International. (Foto/Javier Díaz)
La Conferencia Católica de Maryland (CCM) impulsa una campaña informativa y de cabildeo para que los feligreses presionen a delegados y senadores en Annapolis en apoyo a las escuelas católicas.

Maestros y empleados de las escuelas, estudiantes, padres preocupados y pa-rroquianos en general, precisamente se reunieron la semana pasada en la escuela St. Francis International de Silver Spring con el fin de unir esfuerzos en defensa de una educación privada de calidad y accesible.

Aunque dieciséis legisladores fueron invitados y ninguno se presentó, los objetivos de CCM son claros. Primeramente hay que agradecerles a los funciona-rios electos por proveer 3.5 millones de dólares al sistema escolar no público para mejoramiento de infraestructura y seguridad. Pero también ahora es el momento de alentarles para que continúen aportando los seis millones de dólares que han dado este año en fondos para el programa de libros y tecnología.

Las escuelas católicas y otras privadas le generan más de 1.4 mil millones de dólares al año en ahorros a los contribuyentes en el estado de Maryland. Pero la situación económica que vive el país ha afectado al sistema escolar privado, cuyo número de alumnos inscritos se ha reducido casi en un tercio durante la última década. Debido a esta crisis, unas 150 escuelas privadas en Maryland ha tenido que cerrar sus puertas.

El reto para las escuelas católicas es incrementar tanto la recaudación de fondos como las inscripciones. El crédito tributario para educación de Maryland puede ayudar en este sentido -según CCM-, por eso hay que cabildear a favor de esta propuesta legislativa que facilitaría a los negocios del estado a invertir en la educación privada.

Maryland Education Credit brindaría un crédito en impuestos del 60 por ciento sobre las donaciones hechas a organizaciones de asistencia estudiantil sin fines de lucro. Es una forma de proveer asistencia financiera para gastos estudiantiles como matrículas, tutorías, útiles escolares, transporte y servicios para necesidades especiales. Una empresa que dona podría recibir un crédito de hasta 200 mil dólares.

Para sumarse a esta campaña, tomar acción a favor del sistema escolar católico y defender la educación de calidad para las futuras ge-neraciones, llame a Garrett O’Day (director asociado para educación y vida fami-liar en CCM) al (410)269-1155 ó (301)261-1979 o escríbale a garrett@mdcathcon.org.