Los salarios repuntaron en agosto a la vez que el índice de desempleo se mantuvo estable en el 3,9 por ciento gracias a la creación de 201.000 nuevos puestos de trabajo, en una nueva muestra de la buena salud de la primera economía mundial.

El informe del Departamento de Trabajo divulgado hoy, que cumplió con las expectativas de los analistas, asegura también que entre los hispanos el desempleo subió dos décimas, hasta el 4,7 por ciento.

La economía nacional continúa así en cifras cercanas al pleno empleo, en niveles no vistos desde comienzos de siglo, y se recupera la creación de empleo, que en el mes de julio había bajado a 157.000 nuevos puestos trabajo.

Una las noticias más positivas del informe es el auge en los salarios que aumentaron de media 10 centavos de dólar la hora en agosto hasta situarse en los 27,16 dólares, con lo que en el último año se han incrementado en un 2,9 por ciento.

Se trata del mayor dato interanual de incremento salarial en nueve años.

De este modo, comienza a afianzarse el alza en los ingresos de los trabajadores y una tendencia que se espera continúe debido al impulso que se mantiene en el mercado laboral.

Por sectores, la mayor ganancia de empleos en agosto se produjo en el de servicios profesionales y de negocios 178.000, empleados conocidos como "trabajadores de cuello blanco".

También se registró aumento en el de la construcción (23.000), mientras que el sector manufacturero perdió 3.000, tras un año de incrementos consecutivos, según el informe del Gobierno.

Además de subir dos décimas entre los hispanos hasta el 4,7 por ciento, el índice de desempleo entre los afroamericanos descendió tres décima hasta el 6,3 por ciento, y entre la población blanca se mantuvo estable en el 3,4 por ciento unos datos que reflejan las diferencias en el acceso al mercado laboral entre la población.

"El mercado laboral tiene muy buen aspecto. (El débil incremento salarial) había sido el único punto oscuro en los pasados años. Salarios más animados son la confirmación final de que el mercado laboral ha vuelto a la normalidad", dijo Ward McCarthy, economista jefe de Jefferies LLC, en una entrevista en Bloomberg.

La única tacha en el reporte fue la tasa de participación en la fuerza laboral, la proporción de estadounidenses que se encuentran empleados o buscando empleo, que descendió del 62,9 por ciento de julio al 62,7 por ciento en agosto.

Este ha sido el mes número 95 en el que el empleo crece de manera consecutiva, la racha más larga de bonanza en el mercado laboral en el país de que se tiene constancia.

El positivo informe agrega argumentos para que la Reserva Federal (Fed) siga adelante con su plan de realizar este año dos subidas adicionales de los tipos de interés, actualmente entre el 1,75 por ciento y el 2 por ciento, y lleve a cabo un nuevo ajuste monetario en su reunión de finales de septiembre.

Además del saludable estado del mercado laboral, la economía estadounidense registró una tasa anual de crecimiento del 4,2 por ciento en el segundo trimestre del año, el mejor dato desde 2014, impulsada por el estímulo fiscal lanzado por el presidente, Donald Trump.

Trump no se cansa de subrayar que el bueno momento económico es histórico y se debe en gran medida a su agenda de desregulación y agresivos recortes de impuestos.

El pasado mes de agosto, no obstante, cargó contra la Fed y su presidente, Jerome Powell, al advertir que el progresivo y gradual ritmo de ajuste monetario puede frenar esta aceleración de la actividad económica. EFE