Archdiocese of Washington
Catholic Standard
RSS
Facebook
Twitter
Contactos
 
ARQUIDIÓCESE DE WASHINGTON, Sirviendo a la Communidad
An image.
Tuesday, June 30, 2015
An image.
  • A pesar del odio y la división en el mundo, el poder del amor y la misericordia de Dios perduran

    Vemos cada día en nuestro mundo y en nuestra comunidad, el impacto destructivo del odio y la división. Pero más importante aún, cada día también vemos el poder perdurable del amor de Dios y la gracia, manifestados por su pueblo.

     
  • El cuidado de nuestra casa en común, referencia breve escrita a mano por el papa Francisco en su encíclica enviada a los obispos, resume la esencia misma de su carta encíclica Laudato si (Alabado seas).
     
  • Cada generación tiene un sello propio y distintivo que la diferencia una de otras, premisa fundamental de la tesis doctoral de Ortega y Gasset, ‘El tema de nuestro tiempo’, presentada en 1921. A propósito de ello, hoy, la promoción de una ‘ecología integral’, como la llama el papa Francisco, es pues el imperativo moral de nuestro tiempo: una relación armoniosa con el mundo natural y las relaciones entre nosotros. 
  • La organización Estabilización de la Población culpó a los inmigrantes indocumentados por la falta de agua en California. En una masiva campaña afirman que ese estado está sufriendo las consecuencias de la sequía pero “con 10 millones más de habitantes que en otra crisis similar ocurrida en los noventa”. 
  • En el país –y el mundo– hay comida y recursos suficientes para preparar y pedir una mesa para todos. Sin embargo, a pesar de haber alimentos para todos prima la ‘moneda’ de la pobreza y el hambre debido a la “falta de voluntad de compartirla con todos”. La pobreza y la falta de oportunidades, a la luz de las violentas protestas en la ciudad de Baltimore por la muerte de un joven afroamericano mientras estaba en custodia de la policía, son problemas que hoy se abordan abiertamente y de manera pe-rentoria.  
  • Las discusiones sobre una reforma migratoria integral que reforme nuestro anquilosado sistema migratorio –del que están plenamente      conscientes los políticos y la sociedad en general– gira en torno, la mayor parte de las veces, de un estéril e insultante debate sobre la ‘ilegalidad’  de los inmigrantes sin detenerse a reflexionar –ni tener un ápice de consideración sobre la suerte de millones de familias– que ningún ser humano es ‘ilegal’. Sobre el particular, el nuevo arzobispo de Santa Fe,  
  • El 14 de abril de 1865 –hace 150 años– empezó como un buen día para el presidente Abraham Lincoln. Cinco días antes el general confedera-do Robert E. Lee se había rendido al genaral unionista Ulysses S. Grant. 
  • Cuando escribimos solemos tener presente el precepto de la claridad con la primordial idea de que si se es breve el texto es doblemente bueno.  Las ideas claras y concisas no necesitan de mayores explicaciones, van al punto.

     
  • La migración es la gran revolución del siglo XXI por su capacidad para transformar la sociedad, como ha ocurrido a lo largo de la historia con los movimientos  sociales y donde el principal reto es la integración de los inmigrantes. 
  • Este mes de marzo se cumple medio siglo de las históricas marchas del pueblo sureño de Selma, Alabama, por los derechos civiles de los negros estadounidenses que conquistó el voto para esa comunidad étnica estadounidenses, amén de plantar la semilla para la elección del primer presidente afroamericano de Estados Unidos 
  • La suspensión temporal –por un juez federal de Texas– de los programas DAPA y de la extensión del DACA, ‘por no cumplir con todas las exigencias requeridas por la ley federal’, tomó por sorpresa a millones de inmigrantes indocumentados quienes tenían todo listo para su inscripción que, de no mediar la suspensión, se hubiera iniciado el 18 de febrero. 
  • La juventud es un pecado que se cura con el tiempo. Admonición que, en mis tiempos, profesores baqueanos solían repetir a los adolescentes cuando sus acciones fallidas eran fruto de la inexperiencia y de la falta de madurez propia de la edad. 
  • Una de las últimas acciones públicas de Martin Luther King, Jr, antes de que fuera asesinado en el balcón del motel Lorraine, fue solidarizarse con los trabajadores de sanidad de Memphis quienes al declararse en huelga tomaron responsabilidad personal por el modo injusto como eran tratados en sus trabajos: años de discrimina ción racial, maltratos, humillaciones y peligrosas condiciones de trabajo. 
  • Históricamente, el crecimiento del país ha dependido siempre de la inmigración, del empuje y sana ambición de los recién llegados por crecer y mejorar. Al igual que los ‘dreamers’ que anhelan fervientemente inscribirse en la universidad para mejorar y quienes, entretanto, trabajan en el sector de limpieza y construcción. 
  • Lo que nos interesa en un hombre cualquiera -decía Malraux- es su condición humana. En un gran hombre, los medios y la índole de su grandeza. En un santo, el carácter de su santidad. Y algunos rasgos que expresan menos un carácter individual que una relación particular con el mundo.

     
 
  • El cuidado de nuestra casa en común, referencia breve escrita a mano por el papa Francisco en su encíclica enviada a los obispos, resume la esencia misma de su carta encíclica Laudato si (Alabado seas).
     
  • Cada generación tiene un sello propio y distintivo que la diferencia una de otras, premisa fundamental de la tesis doctoral de Ortega y Gasset, ‘El tema de nuestro tiempo’, presentada en 1921. A propósito de ello, hoy, la promoción de una ‘ecología integral’, como la llama el papa Francisco, es pues el imperativo moral de nuestro tiempo: una relación armoniosa con el mundo natural y las relaciones entre nosotros. 
  • La organización Estabilización de la Población culpó a los inmigrantes indocumentados por la falta de agua en California. En una masiva campaña afirman que ese estado está sufriendo las consecuencias de la sequía pero “con 10 millones más de habitantes que en otra crisis similar ocurrida en los noventa”. 
Arquidiócesis de Washington | Recursos para la Comunidad | Catholic Standard
Software © 1998-2015 1up! Software, All Rights Reserved