María y Karen Guzmán, acompañadas de su madre, saludan a una profesora en el primer día de clase de la escuela católica Saint Francis International.  (Foto/MC)
María y Karen Guzmán, acompañadas de su madre, saludan a una profesora en el primer día de clase de la escuela católica Saint Francis International. (Foto/MC)

El primer día de clases para María y Karen Guzmán, dos estudiantes hispanas de la escuela católica Saint Francis International, estuvo marcado por la alegría de reencontrarse con sus compañeros de clase y el compromiso de tener un año académico bueno. Para ellas, al igual que otros 350 estudiantes, recibir una educación de calidad es muy importante en sus vidas.

El director Tobias Harkleroad exhortó a los alumnos a ser responsables, comprensivos e inclusivos con sus compañeros y maestros. “Estamos iniciando un nuevo año escolar y nuestro principal reto es mantener durante el periodo 2018-2019 el alto nivel educativo que nos caracteriza”.  

Agregó que para conseguir logros positivos se necesita que los padres de familia se mantengan al lado de la escuela, compartan con los profesores y nunca dejen de motivar a sus niños cuando necesiten superar algunas dificultades escolares. “Entendemos que es la primera vez para algunos alumnos, pero pronto veremos cómo los temores van quedando atrás y nuestros pequeños estarán felices y entusiastas”.

La escuela católica Saint Francis International, perteneciente a la Arquidiócesis de Washington, tiene como principal objetivo brindar educación integral que comprenda niños de dos años, que pasen por la educación inicial y se consoliden durante la etapa primaria de los grados uno al ocho.

Las escuelas católicas, a pesar de las dificultades económicas, siempre están comprometidas con el desarrollo social y cultural de las diferentes comunidades, compartiendo sus éxitos, esperanzas y esfuerzos para plasmar un auténtico progreso humano y comunitario.