El padre Francisco Aguirre, párroco de Santa Catalina Labouré explica a un grupo de padres de familia sobre la importancia de la educación religiosa y ayuda que brinda la arquidiócesis de Washington a los niños en edad escolar.   (Foto/Mike Hoyt)
El padre Francisco Aguirre, párroco de Santa Catalina Labouré explica a un grupo de padres de familia sobre la importancia de la educación religiosa y ayuda que brinda la arquidiócesis de Washington a los niños en edad escolar. (Foto/Mike Hoyt)

Las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Washington proporcionan una sólida formación académica basada en unos estándares rigurosos que preparan a los estudiantes para enfrentar los desafíos de la sociedad actual. Asimismo, estas escuelas permiten a los estudiantes profundizar su relación con Jesús y participar en su fe a diario, y les ofrecen la posibilidad de aportar su granito de arena a la sociedad.

En ese sentido, el padre Francisco Aguirre inició, recientemente, una sesión informativa en la parroquia Santa Catalina Labouré en Wheaton, Maryland, con una oración dando las gracias al Señor por estar presente en la nueva fase de la vida de la Arquidiócesis de Washington y de sus escuelas católicas con relación a la comunidad hispana: “Señor, que tus esfuerzos tengan grandes frutos en la comunidad hispana, para que más familias puedan hacer realidad el sueño de educar a sus hijos en escuelas católicas”. Y añadió que el don de las escuelas católicas recae en el hecho de que fe y aprendizaje vayan de la mano.

La mayoría de los padres y madres presentes en la sesión informativa mostraron especial interés en las diferentes becas que se ofrecen para que todas las familias puedan permitirse inscribir a sus hijos en escuelas católicas.

Programas de ayuda financiera:

La Arquidiócesis de Washington abrió un período de solicitud de ayuda financiera que durara  hasta el 4 de febrero. Dicha ayuda va dirigida a los estudiantes que demuestren la necesidad económica y que se inscriban en una escuela católica del Distrito de Columbia, o de los condados de Montgomery, Prince George’s, St Mary’s, Calvert y Charles. Para obtener más información visite: www.adwcatholicschools.org.

Además, las parroquias de la Arquidiócesis de Washington otorgan subsidios a feligreses activos de bajos recursos y que cumplan una serie de requisitos que determine el pastor correspondiente. Para obtener más información, comuníquese con la escuela de primaria de su parroquia.

Por otra parte, los estudiantes residentes en Maryland también tienen derecho a solicitar la beca BOOST (Expansión de oportunidades y opciones para los estudiantes de hoy), cuya solicitud para el curso escolar 2019-2020 estará disponible a partir del mes de abril. Para más información, visite: www.marylandpublicschools.org/boost.

Por último, todos aquellos estudiantes que residan en el Distrito de Columbia y que reúnan los requisitos económicos exigidos ya tienen abierto el plazo de inscripción al programa de becas de oportunidad educativa del Distrito de Columbia (OPS, por sus siglas en inglés). En el enlace https://servingourchildrendc.org/ encontrarán más información.

Miryan Cabrera, coordinadora de las inscripciones del sistema escolar de la Arquidiócesis de Washington, manifestó durante la sesión informativa que las jornadas abiertas que ofrecen las escuelas son una gran oportunidad para poder conocer a los maestros y entender la dinámica de cada escuela en particular.

Isabela Grijalba y los hermanos Mariana y Santiago Tellez-León, estudiantes de la escuela católica regional St. Jude de Rockville, dieron testimonio de la calidad de la formación académica que reciben. “Para mí es un privilegio ser estudiante de la escuela católica, ya que somos una gran comunidad en la que nos enseñan a ser mejores personas”, dijo Isabela.

No cabe duda de que los pilares fundamentales de la formación académica en escuelas católicas son el desarrollo de una conciencia cívica, comunitaria, de ayuda a los demás. Y si el cultivo de estos valores va acompañado de una educación de calidad, estaremos preparando a nuestros jóvenes para afrontar de la mejor manera los retos del futuro.