El arzbobispo de Washington, cardenal Donald Wuerl, conversa con estudiantes de la escuela católica St. Francis International. (Fotos/Rafael Crisóstomo)
El arzbobispo de Washington, cardenal Donald Wuerl, conversa con estudiantes de la escuela católica St. Francis International. (Fotos/Rafael Crisóstomo)
Miles de alumnos de las escuelas católicas que operan en la arquidiócesis de Washington participaron de diferentes actividades con motivo de las recientes celebraciones de la ‘Semana de las Escuelas Católicas’. Se realizaron misas de agradecimiento a los profesores, padres de familia y religiosos. También se efectuaron concursos de matemática, dibujo y reuniones comunitarias de confraternidad.

La semana pasada los niños de las escuela católica primaria St. Francis International School de Maryland, con una marcada población hispana, recibieron efusivamente al arzbobispo de Washington, cardenal Donald Wuerl, durante una misa efectuada a la parroquia San Camilo, a la cual pertenece dicha escuela. Todos los estudiantes entonaron diversas canciones en inglés, español, francés, latín y griego, así como oraciones en ocho idiomas en señal de bienvenida al digno visitante.

El cardenal Wuerl, durante la homilía, le preguntó a los estudiantes “¿Qué hace que una escuela católica sea tan especial? y las respuestas de los alumnos no se dejaron esperar: “aprendemos más sobre Dios”. A lo que el arzobispo de Wahington agregó: “Muy bien, pero también se aprende acerca de Jesús. Dios envió a Jesús para que podamos ser hombres de bien y busquemos la santidad”.

Agregó que lo más maravilloso de la vida es aprender sobre el amor de Dios por nosotros y el amor de Jesús por nosotros, lo que es motivo suficiente para estar agradecidos siempre.

El arzobispo agradeció el esfuerzo de los maestros de escuela, el trabajo espiritual de los sacerdotes y el apoyo de los padres de familia. “Yo me siento muy complacido de saber que todos ustedes trabajan fuerte para que la escuela tenga un excelente nivel académico y magnificas oportunidades encontrarse todos los días con Jesús”.

El cardenal concluyó diciendo que en St. Francis International School, como en el resto de escuelas católicas de la arquidiócesis de Washington, siempre podrán descubrir nuevos conocimientos y experimentar la presencia de Dios todos los días. “Yo quiero que todos ustedes se preparan para ser hombres de bien en la vida, pero también quiero que se preparen para se parte de la Nueva Evangelización y sean elementos vivos para compartir la Buena Nueva”.

En la misa estuvieron como concelebrantes a Michael Johnson, párroco de San Camilo; John Dillon, párroco de San

Marcos, y los sacerdotes franciscanos Jean Marie Kabango Lenge, Jacek Orsechowski y Eric López. El diácono Bert L'Homme, de la arquidiócesis de Washington, también participó de la Santa Misa.

Todos felices

Tobías Harkleroad, director de Saint Francis International School, dijo sentir muy complacido por la visita, por el respaldo de los profesores y padres de familia. “En dos años de funcionamiento hemos logrado captar cerca de 450 estudiantes, brindado servicios educativos del primer al octavo grado”.

Reconoció que el programa educativo de la escuela es exitoso por la voluntad de Dios. “Todos estamos muy agradecidos por la presencia y el apoyo incondicional del cardenal Wuerl a nuestro colegio”.

Harkleroad indicó que la “Semana de las Escuelas Católicas” es un magnífica oportunidad para que los niños reflexionen sobre las ventajas de poder compartir la palabra de Dios en la escuela y su importancia para la familia y la comunidad.

El padre de Michael Johnson, párroco de San Camilo, comentó el reunirse para celebrar la educación católica “es importante e inspirador, especialmente por el significado que tiene para la Santa Iglesia y la comunidad de Langey Park (Maryland)”.

“Estoy contenta de estar en mi escuela. Mis amigos y maestros son buenos. Yo le pido a Dios que los bendiga en todo momento”, comentó Yesennia Rojas del quinto grado.

Julio Silva, estudiante de séptimo grado de la referida escuela, manifestó que todos los días se levanta contento para ir a estudiar y encontrarse con sus amigos. “Siempre estudiamos juntos. Mis profesores son buenos y siempre se preocupan por todo lo que nos pasa durante el día”.

Pensando en el futuro

Es importante recordar que el sistema nacional de escuelas católicas del país tiene como objetivo inscribir un millón de hispanos en escuelas católicas para el 2020.

El año 2010 una comisión de la Universidad de Notre Dame lanzó una campaña con la difusión de un informe sobre las oportunidades educativas para los hispanos.

Hasta el 2010 un 3% de los estudiantes de las escuelas católicas de Estados Unidos son hispanos y la comisión espera duplicar esa cantidad en diez años.

En el Distrito de Columbia, como en el resto de la nación, existe una campaña permanente para captar más estudiantes. En varias estaciones del “Metro’ y en algunos ómnibus que recorren la capital hoy se pueden ver carteles en español e inglés donde se invita a los padres de familia a optar por una escuela católica de la arquidiócesis de Washington.