Una estudiante se vistió con el tradicional hábito que usaban las monjas de las Hijas de la Caridad, que incluyó el icónico sombrero de “alas” usado por las religiosas hasta la década de 1960. (Foto/Javier Díaz)
Una estudiante se vistió con el tradicional hábito que usaban las monjas de las Hijas de la Caridad, que incluyó el icónico sombrero de “alas” usado por las religiosas hasta la década de 1960. (Foto/Javier Díaz)
Con una misa solemne se recordó esta semana en la parroquia San Camilo de Silver Spring el 60º aniversario de la fundación del colegio Santa Catalina Labouré de Wheaton (Maryland), que por razones logísticas dejó de funcionar este año. Allí estuvo presente sor Mary Gilbart, la última Hija de la Caridad que trabajó como directora.

El acto religioso contó con la presencia de los estudiantes de la escuela católica St. Francis International School, en cuyas aulas fueron recibidos muchos de los niños del mencionado centro educativo para que continúen con su formación académica y espiritual.

Durante el servicio religioso se destacó el trabajo realizado por las monjas de las Hijas de la Caridad desde 1953, quienes con dedicación y empeño lograron que el colegio parroquial se convirtiera en uno de los mejores del estado.

También se reconoció los fuertes vínculos que aún existen con los ex docentes de la escuela Santa Catalina Labouré. Hoy Patty Ruppert, ex jefa educativa, se desempeña como nueva sub-directora de asuntos académicos de St. Francis International School.

Asimismo, sor Judity Parkin, un miembro de la orden religiosa las Hijas de la Caridad, trabaja como jefe de biblioteca en St. Francis International School.

De igual modo, se resaltó que parte de la colecta dominical en la parroquia Santa Catalina Labouré de Wheaton es remitida a St. Francis International School para ayudar a los niños de familias de bajos recursos.

Concluida la misa, los estudiantes aprendieron sobre la vida de Santa Catalina Labouré y la historia de su visión sobre la Santísima Virgen María. Una estudiante se vistió con el tradicional hábito que usaban las monjas de las Hijas de la Caridad, que incluyó el icónico sombrero de “alas” usado por las religiosas hasta la década de 1960.

La hermana María Gilbart les explicó a los estudiantes de St. Francis International School sobre el trabajo que realizan las Hijas de la Caridad en Estados Unidos y en distintas partes del mundo, en donde siempre se predica la pala-bra de Dios, la importancia de la caridad con el prójimo y ayudar a los niños de bajos recursos económicos a lograr la excelencia educativa.

Al final de su intervención, Tobias A. Harkleroad, director y administrador en jefe de St. Francis International School, destacó la valiosa ayuda de las monjas de orden religiosa las Hijas de la Caridad y reconoció el respaldo parroquial a su centro educativo.

Asimismo, explicó que en junio pasado la parroquia Santa Catalina Labouré tomó la difícil decisión de cesar las operaciones de su escuela, que había sido fundada en 1953 por las Hijas de la Caridad. “Después de mucha deliberación decidieron unirse a la parroquia San Camilo , San Marcos Evangelista y Nuestra Señora de Vietnam en calidad de co-patrocinadores de St. Francis International School. Eso lo valoramos de una manera muy especial. Muchas gracias por la confianza depositada”.

Al final de los discursos, cada estudiante recibió de regalo una Medalla Milagrosa en señal de devoción a la Virgen María, que fue iniciada por Santa Catalina Labouré.

Saint Francis International School es un colegio católico regional de la arqui-diócesis de Washington, que fue fundado en el año 2010.