Una furgoneta con cristales oscuros sale de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), desde donde deberían ser transportados los menores de 5 años liberados para reunificarlos con sus padres. (Foto/EFE)
Una furgoneta con cristales oscuros sale de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), desde donde deberían ser transportados los menores de 5 años liberados para reunificarlos con sus padres. (Foto/EFE)

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) evalúa este jueves recomendar una sanción contra el Gobierno por haber incumplido la orden judicial de entregar a sus padres a los 103 niños separados en la frontera en el plazo establecido por la corte de San Diego.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó de que hasta esta mañana ha reunido con sus padres a 57 niños inmigrantes "elegibles", mientras que otros 46 han quedado en espera por diferentes motivos.

Sin embargo, el mandato emitido por el juez Dana Sabraw de la corte federal de San Diego, en California, precisaba que la liberación de menores debió realizarse el pasado 10 de julio.

"Si realmente 57 niños han sido reunificados debido a la demanda, no podemos estar más felices por estas familias", expresó Lee Gelernt, subdirector del Proyecto de Derechos de Inmigrantes para ACLU y quien ha defendido el caso en la corte.

"Pero que no haya duda, el gobierno falló en la fecha límite incluso para estos 57 años. En consecuencia, para el final del día decidiremos qué remedios recomendar ante el tribunal por este incumplimiento", agregó el abogado.

Entre las posibles sanciones se podría solicitar una fuerte multa u otro tipo de compensación, según adelantó el abogado en ruedas de prensa ofrecidas a lo largo de esta semana.

Sabraw solicitó al Gobierno de Donald Trump que entregase este jueves un informe ante la corte donde detalle sus avances para cumplir la orden judicial, así como los motivos por los cuales no se habría reunificado al total del grupo, que hoy se dijo es de 103 niños menores de cinco años.

De los 46 niños que no regresaron con sus padres, 22 de ellos fueron catalogados por el Gobierno como inelegibles dado que existe un riesgo de seguridad, como en el caso en que los adultos tienen antecedentes criminales o que se comprobó que estos no eran los progenitores, según cifras reveladas hoy.

En otros 24 casos, la reunificación no se concretó dentro del plazo debido a las circunstancias en las que se encuentra el adulto; en 12 de ellos, el padre ya fue deportado por lo que autoridades demorarán en hacer la entrega.

En base al reporte que se presente en la corte, Sabraw sentará las bases para la siguiente fase del mandato judicial que obliga a la Administración de Trump a liberar dentro de las próximas dos semanas a entre 2.000 y 3.000 niños de entre 5 y 18 años que fueron separados de sus padres de forma "incorrecta".

Para ello, el juez ya ha solicitado que, al igual que se hizo con el grupo de 103 niños menores de cinco años, el Gobierno entregue a ACLU una lista con los nombres y ubicaciones de estos miles de menores, mientras que ha recomendado que se simplifique el proceso para entregarlos a sus padres lo más pronto posible.

Ambas partes regresarán a la corte de San Diego este viernes para analizar cómo va este proceso con el que se acabaría con los efectos de la decisión del Gobierno de separar a las familias como parte de su política de "tolerancia cero" contra la inmigración ilegal, aunque tras las críticas decidieron mantenerlos juntos. EFE