“Nosotros, los obispos auxiliares de la Arquidiócesis de Washington, deseamos expresar nuestra más sincera gratitud a Su Eminencia, cardenal Donald Wuerl, por el cuidado pastoral y el servicio que ha brindado a la arquidiócesis durante los últimos 12 años.

El liderazgo pastoral y espiritual del cardenal Wuerl en la arquidiócesis es bien apreciado. Estamos particularmente agradecidos por sus esfuerzos en favor de la vida parroquial, nuestras escuelas, Caridades Católicas y muchos otros indicadores de la vitalidad de esta arquidiócesis, incluido el Seminario San Juan Pablo II, que fundó y ahora está a plena capacidad.
Creemos que la decisión del cardenal Donald Wuerl de solicitar que el Santo Padre, el papa Francisco, acepte la renuncia que ofreció por primera vez hace años, es una clara manifestación de su amor y preocupación por la gente de esta archidiócesis. Como lo indicó el Santo Padre en su carta, la decisión del cardenal muestra que tiene el corazón de un pastor que coloca el bien de la Iglesia y sus necesidades antes que su propio derecho a justificar sus acciones. Su solicitud y la respuesta del Santo Padre le permiten a la Iglesia de Washington continuar enfocándose en la curación y la capacidad de avanzar.

Ofrecemos nuestras oraciones y profunda gratitud a Su Eminencia por el servicio y el cuidado pastoral que ha entregado fielmente al clero, a los religiosos y fieles laicos de esta iglesia local. Lo acompañamos con nuestro amor y apoyo durante este tiempo de transición ".
  
Monseñor  Mario E. Dorsonville
Monseñor Roy E. Campbell Jr.
Monseñor Michael W. Fisher