Después de las noticias del Vaticano esta mañana, el cardenal Donald Wuerl ha emitido la siguiente declaración:
“Nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, aceptó la renuncia ofrecida por primera vez el 12 de noviembre de 2015, cuando cumplí 75 años. Estoy profundamente agradecido por su compromiso devoto con el bienestar de la Arquidiócesis de Washington y también profundamente conmovido por sus amables palabras de comprensión.
La decisión del Santo Padre de proporcionar un nuevo liderazgo a la Arquidiócesis puede permitir que todos los fieles, clérigos, religiosos y laicos, se centren en la sanación y el futuro. Permite a esta Iglesia local avanzar. Una vez más, por cualquier error de juicio pasado, me disculpo y pido perdón. Mi renuncia es una forma de expresar mi gran y perdurable amor por ustedes, fieles de la Iglesia de Washington".