Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, durante una reciente misa celebrada en Washington. Foto/Jaclyn Lippelmann
Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, durante una reciente misa celebrada en Washington. Foto/Jaclyn Lippelmann

La Iglesia Católica necesita ministros del Evangelio entusiastas, que disfruten de Cristo y vayan a todas partes a divulgar la Buena Nueva para renovar las comunidades. Así lo resaltó el arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, durante la celebración de los 25 años de la organización 'Franciscan Mission Service'. "Ustedes son misioneros que tienen que dejar que el Espíritu Santo trabaje en vuestra misión y que les inspire", dijo el viernes pasado en el Francis Hall del monasterio franciscano de Washington.

"Un cristiano solo no es cristiano", dijo ante frailes franciscanos, laicos, amigos de la organización franciscana anfitriona y otros seguidores de San Francisco de Asís, instándoles a compartir la palabra de Cristo en grupos y en familia.

Subrayó que los laicos son el mayor número de la gente de Dios y tienen a cargo el trabajo de la evangelización. Les alentó al encuentro personal con Cristo, a formarse y abrirse al mundo. "Sólo cuando tienes a Dios en el corazón es que lo puedes compartir", dijo en el marco de su ponencia titulada 'el Papa Francisco y la Misión del Laicado'.

El arzobispo, quien lidera el concilio de cardenales que asesoran al Papa, elogió las contribuciones de los laicos franciscanos insistiendo en que 'la vocación franciscana que tienen es siempre un don'.

Cataloga a los documentos oficiales de la Iglesia Católica como tesoros que deben ser compartidos y especialmente dados a conocer en el mundo político.

Reconoce que son complejos, por eso el cardenal les alentó a 'traducirlos' convirtiéndolos a un lenguaje comprensible para la gente común y corriente. "Necesitamos transmitir 'vida', no doctrina. Hay que transmitir la parte genuina hacia la gente de Dios, es decir, poner en práctica La Alegría del Evangelio", dijo el prelado, para quien la mencionada encíclica marca la ruta real del Papa para la Iglesia.

"El Papa Francisco nos invita a buscar nuevas fronteras y alcanzar a los hermanos donde sea que se encuentren", dijo el cardenal calificando a los laicos como los protagonistas encargados de promover la evangelización. Considera que hay que seguir el ejemplo del Santo Padre, quien 'está entre las ovejas y es una oveja'.

Concluyó su ponencia cantando en español: "La alegría del Evangelio nos invita a la misión y con el Papa Francisco misericordia y bendición. La pobreza nos agobia, pero tiene solución...". Escúchelo: http://1drv.ms/1DStcJl

'La misión de servicio de los franciscanos' entrena y ayuda a los laicos a servir en solidaridad con las comunidades relegadas y entonces alentarles a abogar por la justicia, paz, reconciliación y cuidado de la creación. Por medio de varios programas han servido en 19 condados y el Distrito de Columbia en los últimos 25 años. Para mayores detalles sobre, visite www.franciscanmissionservice.org o llame al (202) 832-1762.