Allyson Duarte (der.), del grupo de ciclistas "Dream Riders", se prepara para la trigésimo primera etapa del "Viaje a la Justicia".  Foto/EFE
Allyson Duarte (der.), del grupo de ciclistas "Dream Riders", se prepara para la trigésimo primera etapa del "Viaje a la Justicia". Foto/EFE

Tras pedalear más de 2.000 kilómetros para llamar la atención sobre el peligro que enfrentan miles de jóvenes "soñadores", un grupo de activistas que arribó este lunes a Los Ángeles prosigue con su "Viaje a la Justicia" para pedir a la comunidad que no se olvide de ellos.

En su travesía bautizada como "Viaje a la Justicia", con doce ciclistas y decenas de voluntarios, el grupo Dream Riders llegó a Los Ángeles después de 31 días seguidos de recorrido, para reavivar el pedido de una "ciudadanía para todos", que incluya no solo a los denominados "soñadores" sino también a sus familiares.

"Incluimos a todo el mundo, no solamente a los indocumentados que son más de 11 millones, sino a 35.000 personas adoptadas que no tienen ciudadanía, a los que tienen Estatus de Protección Temporal (TPS) y a los refugiados", dijo a Efe Héctor Jairo Martínez, miembro de Dream Riders.

Martínez, un colombiano que en su día fue protegido por el programa de Acción Diferida (DACA), viajó desde Nueva York para unirse al grupo que inició su viaje en Seattle (estado de Washington), en la frontera norte del país, y atravesó cuatro estados en ruta hasta San Diego, California, donde esperan arribar el 5 de septiembre.

Los esfuerzos para entablar una conversación sobre la persecución que está sufriendo la comunidad inmigrante e indocumentada culminarán justo un año después del anuncio del Gobierno Trump sobre el fin de DACA, un programa promulgado por su predecesor Barack Obama en 2012.

"Este 5 de septiembre será más de celebración. Seguimos luchando aunque nos quieran apagar la luz; tenemos una comunidad que es más fuerte y más organizada", advirtió Martínez, de 28 años.

La necesidad de continuar con los esfuerzos de unir a las comunidades es la que llevó a la mexicana Allyson Duarte a realizar el duro recorrido.

La inmigrante, protegida por DACA, reside en Texas, uno de los estados que pidió a la Administración poner fin al programa de una vez y por todas.

Aunque los defensores del programa se anotaron una victoria parcial en esta querella legal después de que el juez de distrito Andrew Hanen dijo que no emitirá fallo alguno que ordene bloquear las renovaciones, Duarte sabe que la situación es "preocupante".

"No sabemos qué va a pasar", repite la estudiante que está a punto de renovar el programa para realizar su maestría en Filosofía, en la capital estadounidense.

El juez Hanen reiteró que su opinión sobre la ilegalidad de DACA no ha cambiado, y dejó a los opositores del programa la puerta abierta para continuar con su pedido de terminar con el beneficio.

A pesar de que la incertidumbre entre estos activistas continúa, el diálogo sobre la necesidad de apoyar a todos los inmigrantes fue establecido en los 31 puntos de la geografía estadounidense que hasta el momento el grupo de ciclistas ha visitado.

Martínez explica que las voces que piden una ciudadanía para todos han llegado incluso a lugares donde casi nunca se escuchan voces de latinos. Allí, sostuvo, se destaca el aporte que los inmigrantes hacen al país.

Para Young Woon Han, un inmigrante de Corea del Sur que hace el recorrido a nombre de la comunidad de Chicago, existe una necesidad de poner los rostros de todos los inmigrantes en la misma lucha.

Han, representante de la organización Nakasec, un grupo que defiende a los inmigrantes asiáticos, aseguró que uno de cada siete inmigrante surcoreano que viven en Estados Unidos es indocumentado. "Por ser asiáticos muchos creen que no sufrimos esto", resalta.

El pasado 19 del mes pasado, en otra caravana, partieron de Chicago tres ciclistas inmigrantes con la idea de pedalear más de 3.218 kilómetros para llegar a la ciudad de Dolores, en el estado mexicano de Hidalgo, y abogar por los indocumentados durante el recorrido.

Al llegar a Dolores, donde se dio el Grito de Independencia el 15 de septiembre de 1810, los ciclistas habrán atravesado 11 estados y una veintena de ciudades de Estados Unidos y México. EFE