Adrian Fenty es un alcalde con un estilo diferente en el Distrito de Columbia. Ante un pedido urgente de ayuda formulado por la asociación de inquilinos hispanos del edificio ‘Pershing House’, ubicado en 3701 de la calle 16, decidió asistir en persona para escuchar la larga lista de quejas sobre inseguridad estructural y vecinal existente en dicho inmueble. En el hecho histórico participaron representantes de la policía y activistas comunitarios.

Los pedidos de 48 familias fueron escuchados por el alcalde, quien luego de anotar algunos datos y realizar varias llamadas telefónicas, prometió actuar de inmediato e instruyó a sus asesores que presenten un plan de trabajo para solucionar los problemas.

La presencia de ratas, chinches, paredes dañadas con moho, goteo en los techos fueron algunos de los problemas que los vecinos denunciaron. También señalaron que son víctimas de robos a mano armada y palizas con bates de béisbol, atracos en vehículos, violaciones y amenazas constantes por parte de los delincuentes que caminan por las calles cercanas a dicho edificio.

“Fue cómo a las dos de la mañana que alguien intento abrir la puerta del apartamento, este hombre fue arrestado y hasta ahora no se ha hecho nada...”, manifestó Blanca Celia Contreras, de la Asociación de Inquilinos del edificio Pershing House en 3701 de la calle 16.

Blanca dio a conocer que los problemas no se limitan a los robos fuera del edificio, sino también dentro del mismo. Los ladrones le han robado la ropa de la lavandería a ella y a otros inquilinos.

También Rolando Echeverría, presidente de la Asociación de Inquilinos del mismo edificio, manifestó que el dueño y los encargados de brindar asistencia para cumplir con normas de salubridad y servicios, simplemente no hacen caso a las peticiones de los inquilinos y los problemas se acumulan día a día.

Echeverría, en nombre de los inquilinos hispanos presentes en la reunión realizada el lunes pasado entre las 7:00 y las 9:30 de la noche en dicho edificio, pidió al alcalde una solución justa y digna a sus problemas.

El alcalde Adrian Fenty manifestó el apoyo total a los afectados y pidió una lista principal de los problemas que se dan en el edificio y sus alrededores.

Los documentos que le fueron mostrados al alcalde sobre diferentes problemas de salud, incluyendo algunas estadísticas de robo en el área, llevaron a Fenty a exclamar “no es posible...”.

El reporte policial de tres robos en los meses de febrero y marzo del 2009 y una veintena de asaltos, incidentes vandálicos, hurto a mano armada, robo de vehículos, entre otros actos criminales, también fueron dados a conocer.

Los inquilinos señalaron que muchos de los crímenes cometidos no son reportados por la comunidad latina por temor a los oficiales de la policía, debido a que no cuentan con documentos migratorios.

“Ningún oficial de la policía tiene que pedir documentos migratorios en el Distrito de Columbia según los reglamentos...”, dijo el alcalde Fenty, al mismo tiempo pidió a la comunidad hablar con los oficiales para dar a conocer estos casos y que no se queden impunes.

El alcalde, al conversar con los reporteros, manifestó su interés para solucionar la mayoría de problemas existentes en la comunidad latina.

“Habrá un inspección la próxima semana de parte de autoridades de salud y seguridad en vivienda como en departamento de bomberos y otras agencias”, manifestó Fenty.

Agregó que se tomarán medidas para detener los robos y para ello los oficiales patrullarán más y se intentará tener más comunicación con las familias latinas a quienes pidió sin temor acercarse a los oficiales.

“Para evitar robos e incidentes sugiero no dejar cosas de valor en los vehículos, como celulares, bolsos y otros, además no caminar por las calles solos donde se sabe se cometen robos en horas de la noche...”, recomendó el Sargento Patrick Ecelberger, del cuarto distrito en Washington DC.

Un grupo de oficiales de la Unidad de Enlace Latino del tercer distrito se pusieron a la disposición de la comunidad, al igual que la Oficina para Asuntos Latinos del Alcalde (OLA) a través de su directora Mercedes Lemp.

El alcalde Fenty por su parte dio una respuesta contundente a los inquilinos perjudicados y a los infractores de las leyes de vivienda en este caso el dueño del edificio 3701 Pershing House.

“Les pondremos unas buenas multas para ver si ponen atención y solucionan los problemas...”, dijo el alcalde Adrian Fenty.

Agregó que para ello se hará una investigación este próximo fin de semana donde recorrerán el edificio representantes de las distintas agencias para determinar los problemas y dar soluciones.

“Unos 100 edificios en los alrededores presentan violación a los códigos de vivienda y se está trabajando para ayudar a las personas”, dijo Rafael Alfaro de Centro de Recursos para Centroamericanos (CARECEN), organización que ayuda a las comunidades latinas a organizarse.