Daniela Chávez, estudiante de Saint FrancisInternational, participa en una dinámica para reforzar los conceptos sobre fidelidad, amistad, sacrificio y entrega en  tiempo de cuaresma. ( Foto/Rafael Crisóstomo)
Daniela Chávez, estudiante de Saint FrancisInternational, participa en una dinámica para reforzar los conceptos sobre fidelidad, amistad, sacrificio y entrega en tiempo de cuaresma. ( Foto/Rafael Crisóstomo)
La comprensión y el crecimiento espiritual durante el tiempo de Cuaresma es una prioridad en la escuela católica Saint Francis International, donde la participación de sacerdotes, profesores, empleados y padres de familia es constante e importante, al punto que todos entienden que promover la vivencia de fe en los estudiantes es un compromiso de todos.

Con el empleo de dinámicas educativas, juegos recreativos y momentos de reflexión, todos los días, se va introduciendo a los alumnos en los actos litúrgicos vinculados con la Cuaresma y la iglesia.

Según, Tobias Harkleroad, director de dicha escuela, la experiencia educativa ha provocado no sólo una reacción positiva en los niños, sino que los ha estimulado para vivir con mayor intensidad la Semana Santa.

Explicó que la labor de promover que los estudiantes se acerquen al Evangelio, que comprendan la importancia de amar a Dios y al prójimo, es una tarea que también se realiza en el resto de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Washington.

Las actividades con los niños, básicamente, consisten en explicar la figura de Jesús, la necesidad de la oración y del perdón.

Además, los niños de Saint Francis International, como Daniela Chávez, David Álvarez y Linda Kelly, aprovechan el tiempo de Cuaresma, para reforzar los valores de fidelidad, amistad, sacrificio y entrega.

Ellos realizan ejercicios académicos como escribir cartas a Jesús o explicar los conceptos de lo que es la misericordia, penitencia y oración.

Otro de los objetivos que se busca con los ejercicios y dinámicas escolares, es que los estudiantes aprendan que la disciplina espiritual que ha establecido la Iglesia Católica para el periodo de Cuaresma no son otra cosa que herramientas para el crecimiento espiritual.

Todas las actividades educativas por Cuaresma, van en concordancia con el mensaje del Papa Benedicto XVI, quien señala que el itinerario cuaresmal, en el cual se nos invita a contemplar el Misterio de la cruz, busca llevar a cabo una conversión profunda en la vida de todos los creyentes.

“Hay que dejarnos transformar por la acción del Espíritu Santo, como san Pablo en el camino de Damasco; orientar con decisión nuestra existencia según la voluntad de Dios; liberarnos de nuestro egoísmo, superando el instinto de dominio sobre los demás y abriéndonos a la caridad de Cristo.

El período cuaresmal es el momento favorable para reconocer nuestra debilidad, acoger, con una sincera revisión de vida, la Gracia renovadora del Sacramento de la Penitencia y caminar con decisión hacia Cristo”, dijo recientemente el Santo Padre .