Nños de la escuela St. Francis International School participan de un acto de ilusionismo en el auditorio de su centro educativo. (Foto/Michael Hoyt)
Nños de la escuela St. Francis International School participan de un acto de ilusionismo en el auditorio de su centro educativo. (Foto/Michael Hoyt)
Muchos piensan, equivocadamente, que el circo sirve solo para divertir a los niños con actos de ilusionismo, acrobacias o del dominio del hombre sobre fieras salvajes. Hoy muchas cosas han cambiado: las carpas han sido sustituídas por aulas de clases y el show no es otra cosa que un taller de aprendizaje, donde los pequeños participan en sencillas operaciones matemáticas, deletreando palabras e inventando juegos infantiles.

Esta semana los integrantes del “Circus of the Kids” visitaron la escuela católica St. Francis International School para demostrar sus habilidades artísticas y ejercitar las cualidades sociales de los estudiantes, así como intentar hacer realidad muchas ideas creativas.

Los alumnos de los diferentes grados participaron e interactuaron con los profesionales del “Circus of the Kids”. Todos estaban muy interesados en saber cómo era la vida en el circo y aprender a hacer malabares, juegos de ilusionismo con pañuelos y trucos con abanicos de papel.

Tobias Harkleroad, director de la escuela católica St. Francis International School, calificó de “experiencia única” el hecho que el circo llegue a la escuela para ayudar a que los niños sean más activos y que eleven su rendimiento físico.

“No es muy común que los niños lleguen a su escuela y que se les enseñe a sumar y restar haciendo malabares con pelotas multicolores. Estos juegos son una excelente herramienta para aprender “, comentó el director.

Explicó que el “Circus of the Kids” es el único programa de su tipo en los Estados Unidos y su misión es ayudar en el aprendizaje de una manera muy divertida. “Los alumnos se divierten mucho, pero también ganan una dosis de confianza en sí mismo”.

Desde 1982, el “Circus of the Kids” se ha presentado en 150 colegios del país y ha brindando alegría a más de 200.000 niños de todas las edades.

St. Francis International School es una escuela regional Católica de la arquidiócesis de Washington y fue fundada en 2010, mediante la fusión de los colegios católicos San Camilo y San Marcos.

En la actualidad cerca de 450 estudiantes, del 2º al 8º grado, reciben educación católica en la zona de Silver Spring. Más del 78 por ciento de los estudiantes tienen padres procedentes de 54 países diferentes, en su mayoría procedentes de Nigeria y El Salvador.