El luchador estadounidense Henry Cejudo, nacido en Los Ángeles pero de padres mexicanos, emigrantes sin papeles, que logró este miércoles el de oro en la categoría de -55 kilos en Pekín 2008, señaló que la mitad de su medalla es mexicana.

"La mitad de la medalla que he conseguido es mexicana, como mi corazón. Es igual para México. Y estoy orgulloso de que mis padres sean de México", dijo este joven luchador nacido en 1987 y que reside en Colorado.

Sus padres, naturales de Tenayo, en México, dejaron su país natal para ingresar como indocumentados en Estados Unidos, donde nacieron Henry y su hermano Ángel, que le acompañó en la rueda de prensa tras la victoria.

No hace mucho Henry regresó a México para visitar a su familia, con motivo del fallecimiento de su padre, de quien dijo que "espero que me haya visto desde el cielo y que se haya sentido orgulloso. He sentido su fuerza", apuntó.

Aunque el luchador reconoció que su historia representa el sueño americano dijo que su vivencia "era una historia también típicamente mexicana. Somos los que vamos hacia adelante. No importa lo que te ha pasado antes. Si eres mexicano y tienes fuerzas, eres capaz de hacer lo que sea".

Cejudo, de 21 años y conocido como el "chaparro" abandonó la posibilidad de estudiar una carrera universitaria para dedicarse a la lucha. Se ha convertido en uno de los mejores del país.

"Esto es lo que quería hacer. Me puse un objetivo y entrené duro. Creí en mí mismo y lo logré", dijo Henry, acompañado por su hermano Ángel, al que le agradeció por ser lo que es.

Sin embargo, Henry dejó claro que es "americano y a Estados Unidos representé. Pero estoy orgulloso de mis orígenes mexicanos", apuntó tras comentar que habló en primer lugar con su madre, que "todavía sigue llorando de emoción".

"Siento que vivo el sueño americano. Es cierto que mi historia la representa. Estados Unidos me ha dado la oportunidad y estoy feliz de representarla", añadió el luchador.

Por su parte, su hermano Ángel reconoció que lo vivido por su hermano forma también parte de lo que les sucede a muchos jóvenes de méxico.

"En México con más frecuencia. Hay historias de todo tipo pero la conclusión es que hay que intentarlo siempre. Cuando te pasa una desgracia puedes o emborracharte o luchar por la vida. Essto último es lo que mi hermano ha hecho", añadió Ángel Cejudo.

Henry agradeció a su hermano lo que es. "Conmigo o sin mi iba a ser lo que ha sido. Siempre ha trabajado duro, no he sido yo el artífice".

"En su carácter se ve sangre mexicana. desde pequeños nos sentimos bastante mexicanos", concluyó Ángel Cejudo.

Homenaje a su madre

El pasado mexicano de Cejudo no es tan antiguo porque su madre, Nelly Rico, y su padre, Henry Cejudo, dejaron México para ingresar como indocumentados a Estados Unidos, donde nacieron sus dos hijos, Ángel y Henry, ambos dedicados a la lucha.

Su hermano Ángel es un luchador de la categoría libre que reside en el centro de entrenamiento de Estados Unidos en Colorado.

El padre falleció hace algunos años y su madre, Nelly, reside en Los Angeles, estado de California y considerada como la segunda ciudad con más mexicanos, por encima incluso que Guadalajara y Monterrey, las dos más pobladas de México.

Cejudo, de 21 años y conocido como el "chaparro", abandonó la posibilidad de estudió una carrera universitaria para dedicarse a la lucha, deporte en el cual es uno de los mejores de su país.