Edgardo Niño y su hijo Michael reciben indicaciones de la ubicación de su salón de clases en la escuela San Francis en el primer día de clases. (EP Fotos/Rafael Crisóstomo)
Edgardo Niño y su hijo Michael reciben indicaciones de la ubicación de su salón de clases en la escuela San Francis en el primer día de clases. (EP Fotos/Rafael Crisóstomo)
El primer día de clases para Emily Torres y Michael Niño, dos estudiantes hispanos de la nueva escuela Saint Francis International School, fue literalmente importante. Ellos, al igual que para otros 500 estudiantes, serán los beneficiarios de un nuevo esfuerzo académico para seguir manteniendo la excelencia de la educación católica.

La cooperación sellada entre las escuelas San Marcos y San Camilo permitió el nacimiento de Saint Francis International School, un nuevo colegio católico que suma la rica experiencia de las escuelas mencionadas.

Emily llegó en compañía de su padre Miguel, mientras que Michael siempre estuvo de la mano de su papá Edgardo. Ella se encuentra matriculada en el cuarto grado. Él asistirá al primero. Los dos estaban emocionados de lucir un uniforme nuevo y enfrentarse a un nuevo año escolar lleno de desafíos.

Algo similar experimentaron Wendy García (3º), Bepherly Turcios (5º), Tristen Parker (1º) y Jimmy Kpadeh (5º), quienes llegaron en compañía de sus padres y mostraban orgullosos el nombre de su nueva escuela bordado en sus camisetas.

La presencia del padre Mike Johnson, acompañado de los directores Tobias Harkleroad (San Camilo) y Matt Russell (San Marcos), ayudó a disipar los temores propios del primer día de clases. Los tres recibieron a los pequeños en la puerta principal de Saint Francis International School.

El padre Johnson se encargó de dirigir la oración matinal, en donde agradeció a Dios por la presencia masiva de los niños y por la decisión de los padres de respaldar a la nueva escuela. “Es bueno que sus padres les acompañen en el primer día. Sus oraciones son indispensables para el éxito educativo”.

El director Harkleroad manifestó que los alumnos deben ser comprensivos con sus nuevos compañeros y maestros. “Estamos iniciando un nuevo año escolar e intentamos mantener la excelencia académica durante el periodo 2010-2011”.

Matt Russell hizo una exhortación a los padres de familia para que se mantengan firmes, motivando siempre a nuestros niños a superar sus dificultades escolares. “Entendemos que es la primera vez para algunos alumnos, pero pronto veremos cómo los temores van quedando atrás y nuestros pequeños estarán felices y entusiastas”.

Saint Francis International School tiene como objetivo básico brindar educación integral que comprenda niños de dos años, que pasen por la educación inicial y se consolide durante la etapa primaria de los grados uno al ocho.

Las escuelas católicas, a pesar de las dificultades económicas, siempre han querido seguir estando comprometidas con el desarrollo social y cultural de las diferentes comunidades, compartiendo sus éxitos, esperanzas y esfuerzos para plasmar un auténtico progreso humano y comunitario.

Asimismo, el nacimiento de Saint Francis International School significa evolución académica integral, en donde la herencia católica permitirá impulsar la evangelización en los umbrales del tercer milenio.