Activistas comunitarios que coordinan el apoyo a la manifestación del próximo 10 de abril en Washington. Hugo Carballo (LiUNA), Jaime Contreras (SEIU), Ana Negoescu y Raquel Guerricagoitia (CARECEN). (Foto/Rafael Crisóstomo)
Activistas comunitarios que coordinan el apoyo a la manifestación del próximo 10 de abril en Washington. Hugo Carballo (LiUNA), Jaime Contreras (SEIU), Ana Negoescu y Raquel Guerricagoitia (CARECEN). (Foto/Rafael Crisóstomo)
La campaña de movilización nacional a favor de la reforma migratoria, que culminará el próximo 10 de abril con una marcha multitudinaria al frente del Capitolio, sigue ganando respaldo gremial en Washington. Este martes una coalición de sindicatos y organizaciones comunitarias anunciaron un plan de acción para lograr una participación masiva de los trabajadores indocumentados.

Hugo Carballo, de la Unión Internacional de Jornaleros de América del Norte (LiUNA), dijo que ha llegado el momento de que las promesas electorales del presidente Barack Obama sobre una reforma migratoria se conviertan en realidad. “En noviembre el voto hispano, el voto de los inmigrantes, fue decisivo para el resultado de la elección presidencial. Ahora queremos que el presidente Obama ponga sus manos a trabajar”.

Jaime Contreras, de la Unión Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU) indicó que no hay razones para seguir esperando. “No queremos más excusas. En 2001 el presidente, George W. Bush, estuvo a punto de iniciar una reforma a las leyes de inmigración, pero luego ocurrieron los ataques terroristas del 11 de septiembre, y de pronto todos los inmigrantes pasamos a ser sospechosos”.

Gustavo Torres, presidente de CASA en Acción, manifestó que se vienen realizando coordinaciones a nivel nacional para que la marcha del 10 de abril sea multitudinaria y evidencie el clamor de la comunidad. “Estamos movilizando a la gente en más de noventa ciudades y el 10 de abril congregaremos a multitudes frente al Capitolio, en Washington, para decirle al Congreso que ya es tiempo para una reforma integral de la inmigración”.

Las movilizaciones por una reforma del sistema de inmigración alcanzaron su cima en 2006, dos décadas después de la última gran reforma, cuando millones de personas participaron en manifestaciones en todo el país.

La mayor demostración ocurrió el 25 de marzo de 2006 en Los Ángeles, donde, según los medios locales, más de medio millón de personas desfilaron por el centro de la ciudad.

La jornada de manifestaciones más amplia ocurrió el 10 de abril cuando hubo desfiles en más de un centenar de ciudades, entre las que destacaron las marchas en Dallas (Texas), con más de 350.000 personas, y Chicago, con unas 300.000.