En el comunicado asegura que “el arzobispo Viganò nunca proporcionó al cardenal Wuerl de ninguna información sobre el alegado documento del papa Benedicto XVI (predecesor del actual papa Francisco) acerca de unas directivas de Roma sobre el (ex)arzobispo McCarrick”.

También indica que el arzobispo Viganò no tiene ninguna prueba verificable contra él y aseguro acción que durante todo su mandato como arzobispo de Washington nadie se ha presentado para decir que “el cardenal McCarrick abusó de alguien o hizo cualquier otro reclamo similar”.
Asimismo, en el comunicado el cardenal Donald Wuerl precisa que la información a la que aduce el ex nuncio apostólico sobre el cardenal McCarrick nunca le fue proporcionada.
“Quizás sea el punto de partida para una revisión serena y objetiva de este testimonio es la inclusión del ex arzobispo Viganò como Nuncio Apostólico en EEUU en el mandato de la 
Visita Apostólica ya solicitada por el cardenal Daniel DiNardo, presidente de laConferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.