Las Promotoras con jóvenes de la Escuela Elementaria Rosa Parks plantando un jardín de polinizadores con plantas nativas de la region. Fotos/cortesía/Chispa MD
Las Promotoras con jóvenes de la Escuela Elementaria Rosa Parks plantando un jardín de polinizadores con plantas nativas de la region. Fotos/cortesía/Chispa MD
La Liga de Votantes por la Conservación (LCV) trabaja para transformar los valores ambientales en prioridades a nivel nacional, estatal y local. LCV de Maryland, en colaboración con aliados en el estado – partidarios a favor de leyes y políticas ambientales sensatas– se moviliza a favor del medio ambiente. Trabaja con parroquias como San Camilo de Silver Spring, MD, creando conciencia, impulsando el liderazgo "ecologista" y promoviendo dos iniciativas: promotores de iniciativas medioambientales y la campaña de “Buses limpios para niños sanos”. 
El programa de “Promotores de Justicia y Acción Ambiental” de LCV es de capacitación y tiene como finalidad elevar las voces y el liderazgo de la comunidad latina a través de la organización y movilización para combatir el cambio climático y promover políticas y prácticas pro-ambientales. El primer grupo de promotoras nació en Langley Park y ha estado trabajando para atraer a los hispanos hacia los temas ambientales en escuelas, iglesias, centros comunitarios y parques, han organizado eventos para el disfrute de la naturaleza y talleres educativos, han marchado y abogado por el planeta frente a políticos.
La campaña de buses es para pedirles al gobernador Larry Hogan y a los legisladores estatales que pongan la salud de la juventud de Maryland y sus comunidades en primer lugar. La iniciativa también ha pedido que los fondos provenientes de la multa de 71 millones de dólares pagada por el Fi-deicomiso de Mitigación Ambiental de Volkswagen se use para comprar autobuses escolares de energía limpia cero emisiones.
Volkswagen contaminó el aire que respiramos al emitir contaminantes que aumentan las enfermedades respiratorias y empeoran los efectos del cambio climático. Chispa Maryland propone que estos dólares se reinviertan a nivel local en comunidades y distritos escolares, especialmente en aquellas escuelas situadas en comunidades de bajos recursos y de color donde estudiantes y familias enfrentan los mayores riesgos por respirar aire sucio y que sufren de manera desproporcionada por la contaminación.
“Las comunidades, familias y niños latinos de Maryland han estado en peligro por los contaminantes tóxicos de esta industria automotriz por alrededor de 10 años. Queremos cambiar esta situación y hacerle saber al gobernador Hogan que nuestras comunidades quieren autobuses escolares que operen con energía limpia,” dijo Ramón Palencia-Calvo, director del programa Chispa Maryland, un programa de la LCV de Maryland.
“Esto cambiará las vidas de los 620 mil niños de Maryland que respiran el aire contaminado por diesel al tomar el autobús a la escuela. Necesitamos autobuses limpios en las comunidades y es el momento de que el gobierno de Maryland actúe".
Chispa Maryland trabaja para asegurarse de que las familias hispanas y líderes de la comunidad sean una poderosa voz para proteger el planeta. Trabaja mancomunadamente con comunidades inmigrantes, grupos comunitarios, organizaciones religiosas y funcionarios electos para identificar y responder ante asuntos medioambientales que encaran los hispanos de Maryland. Entrena a hispanos para influir en la toma de decisiones de los políticos y presionar a los contaminadores para que protejan los derechos de las comunidades a tener aire puro, agua limpia, vecindarios saludables y un clima sano para las generaciones venideras.
El pasado primero de octubre una promotora de Chispa y miembros del comité parroquial hispano para el cuidado de la creación de la parroquia San Camilo, realizaron una exitosa actividad para informar a la comunidad sobre estas iniciativas.
Para detalles sobre la campaña de los autobuses, visite: cleanride4kids.org.
LCV  tiene sede en Annapolis. Para información: lcv.org/espanol/?lang=es , mdlcv.org y lcv.org/chispa.