En Panamá continúa los preparativos de la JMJ que se celebrará del 22 al 27 de enero de 2019 y contará con la presencia del papa Francisco. (Foto/VN)
En Panamá continúa los preparativos de la JMJ que se celebrará del 22 al 27 de enero de 2019 y contará con la presencia del papa Francisco. (Foto/VN)

Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá, adelantó los preparativos para la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en tierras panameñas del 22 del 27 de enero de 2019.

En este contexto, dijo que los panameños se están preparando desde dos grandes realidades. “En primer lugar, estamos abriendo las puertas de nuestras casas para que nuestras familias puedan tener la experiencia de descubrir en cada peregrino que llega, al mismo Jesús".

Indicó que también se está preparando toda la infraestructura para recibir a los miles y miles de peregrinos de los cinco continentes y de más de 190 países.

Monseñor Ulloa destaca que lo más importante hasta la llegada de la JMJ, es que el pueblo se va preparando de manera espiritual teniendo un encuentro con Jesús, "descubriendo lo que somos como Iglesia y qué es lo que podemos entonces ofrecer a tantos hermanos que vienen a congregarse en Panamá durante los días de esta Jornada".

Ante la pregunta ¿cuál es la expectativa de la gente en Panamá y especialmente de los jóvenes de Panamá?, respondió que la gran expectativa es que van a enriquecerse y van a enriquecer a los hermanos. “Lo que está en esta espera dichosa es el poder compartir realmente las mismas ilusiones, los mismos sueños y ver que es posible seguir soñando con un mundo y una Iglesia nueva”.

Añadió que se está haciendo, sobre todo, mucho énfasis en que podamos ir buscando los puntos de unidad entre nosotros los jóvenes, especialmente en discernir lo que Dios quiere de cada uno de nosotros.

Sobre lo ¿qué puede dar la JMJ de Panamá a la Iglesia de Centroamérica, puntualizó que los peregrinos descubran la sencillez, alegría, confianza y amor por el prójimo.

“Una Iglesia que ha vivido también en el martirio y en el sufrimiento y que como exponente máximo tenemos a Monseñor Óscar Arnulfo Romero, que ya no sólo pertenece a El Salvador o a Centroamérica sino que pertenece y es ejemplo para toda la Iglesia universal», concluye el prelado. Vaticano News