Lucas Uriarte anhela un parque para el disfrute de la comunidad, que tenga  juegos infantiles para los pequeñitos y una ruta para pasear en bicicleta. Foto/Javier Díaz
Lucas Uriarte anhela un parque para el disfrute de la comunidad, que tenga juegos infantiles para los pequeñitos y una ruta para pasear en bicicleta. Foto/Javier Díaz

Con apenas nueve años, Lucas Uriarte Cuellar ya está dando discursos ante políticos, cabildeando, abogando por sus derechos y ejerciendo su poder cívico para gestar cambios en su vecindario.

Él quiere un parque para el disfrute de la comunidad, que tenga  juegos infantiles para los pequeñitos y una ruta para pasear en bicicleta, patines, patineta o scooter.

A su iniciativa la denominó "Proyecto ruedas felices" y tuvo la valentía de presentarla, el 1ro. de noviembre, ante la congresista Eleanor Holmes Norton, el concejal Robert White y autoridades de parques del Distrito de Columbia.

"No soy un arquitecto todavía, pero traje un bosquejo para que tengan una idea de la clase de parque que necesitamos", dijo Lucas en su ponencia. "El parque Forest Circle tiene que tener un parque infantil, un lugar para hacer fiestas (con baños) y una parrillera para hacer 'barbecues'. Lo más importante: necesitamos una ruta para caminar y circular. Me entristece ver a nuestros abuelitos caminando en las aceras irregulares. Necesitamos un camino seguro para que los niños, las familias y las personas mayores de nuestro vecindario hagan ejercicio. Además, el parque complementaría bien al Museo de los Niños y sería una gran adición al vecindario".

La propuesta surgió de Lucas, pero varios amigos se han sumado a su campaña cívica. Su iniciativa ya cuenta con más de doscientas firmas de vecinos que le apoyan.

Lucas se presentó en el concejo acompañado de su hermano Martín Cristiano y sus padres Aminta Cuéllar y Miguel Uriarte. Los miembros de esta familia son feligreses de la parroquia San Antonio de Washington.

Lucas contó en su presentación que el único parque de su vecindario fue demolido para construir un complejo de apartamentos denominado 'Art Place at Fort Totten'. "La comunidad se quedó sin un lugar para jugar. Me puse triste cuando el parque fue demolido, pero fue peor cuando cerraron las calles y las aceras cercanas. Ahora no tenemos un lugar para caminar o pasear en bicicleta, patineta o scooters".

El año pasado, Lucas tomó la iniciativa de escribirle una carta a la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, pidiéndole un lugar seguro para jugar, circular y caminar juntos en el vecindario. Pero, el terreno del parque Forest Circle es propiedad federal y la alcaldesa no tiene autoridad sobre esta zona. Entonces, este niño acudió al concejal Robert White, quien se comprometió a apoyar a la comunidad y conectarlo a los recursos apropiados para avanzar en el plan.

Lucas ha puesto en práctica lo que sus padres le han inculcado. Si a los nueve años se moviliza de esta manera, cabe preguntarnos por qué causa abogará cuando esté en la escuela secundaria o cuando sea un adulto. Sin duda, su convicción de que la gente unida hace la fuerza y su decisión de llevar la idea a la acción, van a gestar cambios en su comunidad y en la sociedad. Bravo por él.

….