AT&T-careers

home : noticias : noticias July 22, 2014

4/11/2008 8:44:00 AM Email this articlePrint this article 
Las palabras mueven, los ejemplos arrastran

RAFAEL RONCAL
Director

La próxima presencia del Papa Benedicto XVI, en el área metropolitana de Washington, amén de reafirmar nuestra fe católica, nos retará a ser testimonios vivientes de lo que creemos, ese fermento en la masa, para que quienes nos vean quieran ser parte de nuestra fe.

Esas son las dos importantes premisas que podemos esperar de la próxima visita papal a Estados Unidos, señaló, en una reciente entrevista, el arzobispo de Washington, Donald W. Wuerl.

Abundando en mayores explicaciones, el arzobispo dijo que, con su presencia, el Santo Padre nos alentará a reafirmar nuestra fe católica porque sabe lo difícil que es vivir nuestra fe inmersos en una cultura secular.

En segundo lugar, el Papa nos retará a ser testigos de lo que creemos, vale decir, a vivir la vida en la moral de San Agustín: la gente debe ver en nosotros nuestra fe para que ellos puedan ser parte de nuestro credo.

En breve: las palabras mueven, mas los ejemplos arrastran.

Y cuando él se haya ido, después de habernos alentado y retado, por encima de todo, quedaremos confirmados en nuestra fe, una fe confirmada por Pedro, precisó Wuerl.

Benedicto XVI vendrá a confirmar la fe de las personas y "no a solucionar problemas políticos", remarcó el arzobispo al referirse a las expectativas que muchos indocumentados tienen cifradas en la visita papal.

"El estará aquí para abrir los corazones de la gente, para darnos un mensaje, a cada uno de nosotros, porque cada vez que él habla, él enseña", explicó Wuerl al referirse al "milagro" de la solución del estado legal de esos trabajadores.

Si uno abre los corazones se darán los cambios, y los "milagros" ocurren cuando uno los pide.

"Uno de los regalos que el Santo Padre nos trae a cada uno de nosotros es la de cargar nuestra cruz que es lo que Jesucristo nos pide, y si la cargamos con amor la cruz será redimida", añadió.

Al hablar de los trabajadores, antes mencionados, el arzobispo recordó que cada vez que estrecha sus manos callosas observa en sus ojos un inocultable orgullo cuando contemplan a sus hijos, por quienes ningún sacrificio es poco cuando se trata de su futuro, y quienes a la larga harán la diferencia.

Es bien difícil congeniar todo, por eso es que observamos sacrificio y lucha por doquier.

En otro aspecto, la logística de la visita papal nos es la excepción, cada semana -agregó- enfrentamos un nuevo reto que parecía ser más grande que el anterior, por ejemplo: cómo preparar el área del rezo que debe ser hermosa, cómo distribuir la comunión a 45 mil personas en 20 minutos y, sobre todo, cómo hacer todo eso de una manera reverente.

Esta será la primera vez que el estadio de béisbol National's Park será usado en una actividad que no sea un juego, lo que implica establecer una organización totalmente nueva para escoger el lugar donde se colocará el altar y el lugar donde se vestirá el Papa antes de subir al altar.

La liturgia reflejará el rostro de la diversidad y mostrará un pedazo del mundo, anunció el arzobispo. "Los que nos vean de afuera verán -en el estadio y en los lugares por donde transite el Papa- la verdadera fe de la Arquidiócesis de Washington, verán el maravilloso rostro de cada grupo étnico donde el rico y el pobre se confunden en una sola fe".

Esa diversidad al interior de una sola fe se apreciará, también, en los rostros de los ministros que subirán al altar, incluyendo los diáconos. En ellos se apreciará la diversidad hispana, afroamericana y anglosajona, acompañados de los seminaristas de los programas de formación neocatecumenal.

En la liturgia, que también reflejará ese 'rostro', las lecturas serán en español e inglés. El grupo que llevará las ofrendas mostrará nuestra realidad familiar, a los grupos étnicos y a las personas con discapacidades del área metropolitana de Washington. Esa procesión deberá hacerse en el ínterin de 45 minutos.

El arzobispo Wuerl expresó que fue una labor bastante ardua satisfacer y distribuir equitativamente las entradas para la misa papal, en el estadio, que se entregaron a las diócesis, a la prensa de todos los continentes a quienes se les dio mil credenciales de las 3.400 solicitadas, al coro y a las familias de esos niños. La entrega y selección fue imparcial.

Remarcó que todos los asientos son buenos asientos, vale decir, posiciones desde la cual se podrá ver nítidamente el altar, el único sitio del estadio que no se usará es la parte desde la cual no se podrá ver el altar.

Todos los preparativos para recibir a Benedicto XVI -añadió- son los prolegómenos que nos preparan y enseñan a saber mejor quien es el Papa: el es Pedro en la Iglesia de hoy. El Papa nos trae a Pedro en directa continuidad con Cristo y su evangelio.

Esos preparativos, que coincidieron con el tiempo de la Cuaresma, nos ayudan a prepararnos espiritualmente para la providencial visita que nos hará el Santo Padre.

La presencia de Benedicto XVI será una personal renovación espiritual para los que le vean y escuchen, quienes sentirán en su corazón su conexión con Cristo, indicó Wuerl. "Para la mayoría de los jóvenes, que solo conocieron a Juan Pablo II, ésta será una gran oportunidad de conocer al nuevo Vicario de Cristo".

A pesar del gran carisma del desaparecido Juan Pablo II, quien dejó una huella indeleble en el corazón de su grey, el arzobispo Wuerl destacó que la oficina del Papa es mayor que cualquier persona: "Esa figura en blanco es más que el individuo que es el cardenal Joseph Ratzinger: el es Pedro que ha venido a nosotros".

En ese sentido, refirió una anécdota ocurrida durante el viaje de Pablo VI a la India. Entonces, un hombre no cristiano, quien acudió a ver al Papa, dijo que el Papa es un hombre sagrado y, por esa razón, "llegaba a reverenciar a un hombre sagrado".

"El Papa, transportándose hoy en el papamóvil, es un ícono, un símbolo viviente de la Iglesia y ese es el hombre sagrado que pronto veremos", señaló Wuerl.

Describió al Papa Benedicto XVI como un hombre inteligente y gentil, muy eficiente y comprensivo, amén de precisar que cuando recibió el palium de sus manos le dijo que estaba contento a donde le mandaba a servir y fue amigable con todos los presentes.

Otro detalle es su gran memoria y su precisión por los detalles. Wuerl recordó que en el 2005 (enero-abril) mientras trabajaba en un proyecto de su congregación en Roma el cardenal Ratzinger fue elegido Papa. "En mayo cuando regresé a Roma y le saludé me preguntó si el proyecto estaba terminado", anotó.

El arzobispo Wuerl mostró su absoluta convicción de que le querremos (a Benedicto XVI) por lo que veremos de él y porque, desde hace mucho tiempo, "él es un pastor, solo que ahora le tocó tener a toda la Iglesia como su parroquia".

Finalmente, el arzobispo Donald W. Wuerl dijo que para él uno de los momentos memorables será, sin duda, cuando presente al Santo Padre a los cerca de 45 mil personas que le darán la bienvenida en el nuevo estadio National's Park y cuando le acompañe en el "papamóvil".



Article Comment Submission Form
Please feel free to submit your comments.

Article comments are not posted immediately to the Web site. Each submission must be approved by the Web site editor, who may edit content for appropriateness. There may be a delay of 24-48 hours for any submission while the web site editor reviews and approves it.

Note: All information on this form is required. Your telephone number is for our use only, and will not be attached to your comment.
Name:
Telephone:
E-mail:
Passcode: This form will not send your comment unless you copy exactly the passcode seen below into the text field. This is an anti-spam device to help reduce the automated email spam coming through this form.

Please copy the passcode exactly
- it is case sensitive.
Message:
   
Noticias
Cardenal Wuerl
Comunidad
Editorial
Columnistas
Inmigracion
Educación
Cultura
Libros
Reportajes
Deportes
Parroquias
Site Map
Periodismo Escolar
Eventos
Participe
Misas en Español
Email Newsletter
Mundo en Cifras
Galería de Fotos
  archivo







Site map | Recursos para la Comunidad | Arquidiócesis de Washington |
Software © 1998-2014 1up! Software, All Rights Reserved